lunes, agosto 22, 2005
Soy egoísta y quería que lo supieras
Abrazo


Quién hubiera podido imaginar que un gesto, tan simple como un abrazo tuyo, me sería tan imposible de obtener, que estaría absolutamente fuera de mi alcance?
Y, sin embargo, es así.
Justo cuando más necesito tenerte cerca (más de lo que jamás pensé), es cuando te siento más lejos (más aún de lo que estás, cosa que jamás hubiera pensado posible).

Siempre fuimos capaces de hablar con franqueza, con el corazón en la mano y sin medias tintas, como a vos y a mí nos gusta. Sin metáforas ni alegorías, al pan, pan y al vino, vino. La poesía, para los libros. Nosotros decíamos lo que sentíamos y pensábamos.

Sin embargo, cuando sentiste, que la proximidad era demasiada, me "vetaste". Me pediste que te hiciera una promesa. Yo acepté cumplir con tu pedido: no hacerte saber nunca aquello que no querías saber. Me pediste que no te contara nada, no querías enterarte. Me pediste que me lo guardara yo y que no lo compartiera. Dijiste que, si te enterabas, eras capaz de seguir tus impulsos, de cometer una locura, de asumir un riesgo.
En definitiva, te prometí algo que te haría sentir seguro, tranquilo.

Siempre te aseguré que no era de esas personas que prometen cosas si saben que no podrán cumplirlas.
Hoy me arrepiento de esa aseveración. Hoy me arrepiento de esa promesa que te hice.
Y, tal como lo hice hace unas semanas, te vuelvo a pedir perdón.
No pude cumplirla.

Tenés que saber que soy una egoísta de mierda, tan egocéntrica que doy asco.

Tenés que saber que:
- necesito de tu abrazo
- necesito que me digas que todo va a estar bien
- necesito que me hagas reír como vos sabés (aunque después me tengas que explicar tus chistes!)
- necesito que soportes mis días espantosos (últimamente, casi todos), sólo como vos podés
- quiero saber de vos, que me cuentes qué te pasa, cómo estás, qué sentís
- quiero que recuerdes que siempre estoy acá, con los oídos atentos y el corazón dispuesto para cuando me necesites
- quiero que me necesites

Hoy, lunes 22 de agosto de 2005, voy a estar esperando a que decidas romper tu silencio, salir de tu ostracismo y así dejar de sentirme tan lejos tuyo.
Aunque vos y yo sabemos que lo estoy.
 
Elucubró Cruella De Vil el 8/22/2005 01:20:00 a. m. | Permalink |