martes, agosto 16, 2005
Strings Attached
The Puppet Master



No me gusta sentir que no tengo control de lo que pienso o de lo que siento.
Soy una "control freak" confesa y asumida. Se me nota y no hago nada por evitarlo.
Por eso, me rompen soberanamente los esquemas, estas épocas en dónde me siento "con raíces".
No, no. Mejor dicho, me siento controlada por alguien que no soy yo.

Siento que alguien tironea de mis cuerdas, maneja mis movimientos y que, al estar sujeta de pies y manos, soy incapaz de actuar a voluntad. Me veo obligada a seguir un mandato ajeno.
Y que, aún cuando digo que me disgusta, algo de placer masoquista me lleva a seguir sometida a una voluntad que no es la mía.

Mi parálisis no es motriz (no me siento impedida de trasladarme) o racional (soy absolutamente consciente de mi situación). Mi sumisión, mis ataduras son de otro tipo.

Definitivamente, sufro de "bondage emocional".
Muy S & M lo mío, lo sé.
No podía ser de otra manera, casi cualquier tema que se relacione conmigo tiene su cuota de "bisarrez" (Angie dixit), de otra forma, dejaría de ser yo.

Lo que me resta averiguar es:
¿Este "bondage emocional", es tal?
o
¿Me resulta más "seguro" pensarlo así porque me libera del dilema de enfrentar lo que siento y dejar de lado mi "escudo racional"?

Creo (quienes me conocen estarán de acuerdo) que gana la segunda opción por goleada.

La Puta Madre que lo Parió! Hasta eso tengo claro!

 
Elucubró Cruella De Vil el 8/16/2005 03:00:00 a. m. | Permalink |


16 Dejaron sus dosis de veneno...