domingo, agosto 07, 2005
Una de Fantasmas...
Fantasma

Porque me gusta esta canción desde que, allá lejos y hace tiempo, la escuché por primera vez.
Porque invita a seguir el ritmo con los pies.
Porque viene bien para mi ánimo.
Porque habla de tiempos pasados y de nostalgia y de que, a pesar de todo, la vida sigue.
Porque todos somos efímeros, pero aún así, parece que nuestro recuerdo o algo nuestro siempre queda.
Porque me gusta el Nano, particularmente sus temas "viejos", que no son tales, sino que son clásicos.
Porque, aunque sé que hay temas mejores, a mi me gusta ESTA.
Porque este es mi blog y pongo lo que se me canta la regalada gana y si no te gusta...AHI TENES LA PUERTA!
------------------------------------------------
Los Fantasmas del Roxy
Letra de Joan Marsé y J.M.Serrat
Música de J.M. Serrat

Sepan aquellos que no estén al corriente,
que el Roxy, del que estoy hablando, fue
un cine de reestreno preferente
que iluminaba la Plaza Lesseps.

Echaban NO-DO y dos películas de ésas
que tú detestas y me chiflan a mí,
llenas de amores imposibles y
pasiones desatadas y violentas.

Villanos en cinemascope.
Hermosas damas y altivos
caballeros del Sur
tomaban té en el Roxy
cuando apagaban la luz.

Era un típico local de medio pelo
como el Excelsior, como el Maryland,
al que a mi gusto le faltaba el gallinero,
con bancos de madera, oliendo a zotal.

No tuvo nunca el sabor del Selecto
ni la categoría del Kursaal,
pero allí fue donde a Lauren Bacall
Humphrey Bogart le juró amor eterno

Mirándose en sus ojos claros.
Y el patio de butacas
aplaudió con frenesí
en la penumbra del Roxy,
cuando ella dijo que sí.

Yo fui uno de los que lloraron
cuando anunciaron su demolición,
con un cartel de: «Nuñez y Navarro,
próximamente en este salón».

En medio de una roja polvareda
el Roxy dio su última función,
y malherido como King-Kong
se desplomó la fachada en la acera.

Y en su lugar han instalado
la agencia número 33
del Banco Central.
Sobre las ruinas del Roxy
juega al palé el capital.

Pero de un tiempo acá, en el banco, ocurren cosas
a las que nadie encuentra explicación.
Un vigilante nocturno asegura
que un trasatlántico atravesó el hall

y en cubierta Fred Astaire y Ginger Rogers
se marcaban "el continental".
Atravesó la puerta de cristal
y se perdió en dirección a Fontana.

Y como pólvora encendida
por Gracia y por la Salud
está corriendo la voz
que los fantasmas del Roxy
son algo más que un rumor.

Cuentan que al ver a Clark Gable en persona
en la cola de la ventanilla dos
con su sonrisa ladeada y socarrona,
una cajera se desparramó.

Y que un oficial de primera, interino,
sorprendió al mismísimo Glenn Ford,
en el despacho del interventor,
abofeteando a una rubia platino.

Así que no se espante, amigo,
si esperando el autobús
le pide fuego George Raft.

Son los fantasmas del Roxy
que no descansan en paz.
 
Elucubró Cruella De Vil el 8/07/2005 03:50:00 a. m. | Permalink |


0 Dejaron sus dosis de veneno...