domingo, septiembre 11, 2005
Apostillas de la cena de anoche
Como muchos sabrán, y si no es así les voy contando, ayer a la noche tuve la suerte de que Mafucha cocinara para mí.
De la parte culinaria, recetas, ingredientes, etc. se ocupará ella, supongo.
Yo paso a relatarles el desarrollo de la cena, mis impresiones y conclusiones de la velada.
Santa Silvia Dulce Sua Blanco Espumante

Digamos que para comenzar, nos empinamos, así, como quien no quiere la cosa, para "acompañar" a las exquisitas pechuguitas de pollo, dos (sí, leyeron bien, 2) botellas de vino blanco. Cabe aclarar que éramos dos (sí, leyeron bien, 2) las comensales. Una botella de Santa Silvia y una de Suá. La noche estaba aún en pañales.

Chandon Extra Brut

Después de la amena conversación (por no decir carcajadas a lo guaso), la música de Lounge on Blue, el postre de frutillas, manzanas, leche de coco, miel, canela y coco rallado (Mafi me dice que la receta ha sido ya publicada en su blog) y un pote de Nutella al que le entramos a dar sin asco con cucharita, esta vez nuestra compañera fue una botella de Chandon Extra Brut (of course, babies!).

Cohiba

Y porque, "si la hacémo, la hacémo bien", rematamos todo con un Cohiba. Sí, podría decirse The Lewinsky Way (que no es lo mismo que The L Word, ok?).

Ahora bien, hasta ahora he mencionado, linda música, exquista comida, vinitoS, risas, champagne, cigarro, toooodo de diez.

Si algo no me esperaba era terminar la noche con mi ya desgastado ego por el piso. Dije ya que las comensales éramos dos, en realidad, mentí. Los comensales fuimos tres.

MENAGE A TROIS! Seguro ya está maquinando más de uno de ustedes.

Noooo, mis queridos calenturientos! Ni siquiera eso!

Otelo

El tercero en cuestión no era otro que Otelo (el Negro, Negrito, Perrito Sorongo, Refugiado Kosovar, entre otros nombres). Que no conforme con sentarse al lado nuestro para intentar garronear lo que fuera, comida, postre, chupi (luquivenga), se pasó gran parte de la noche intentando (sin éxito, pero reincidiendo y reincidiendo y reincidiendo) mantener conmigo algo más que una simple amistad. En otras palabras, se la pasó toda la noche intentando garcharme! Lo peor del caso no fue eso, sino que NO PUDO, no le funcionó!!

En conclusión, se puede terminar un fin de semana con el ego más alicaído?

No fui capaz de calentar ni siquiera a un Labrador que, según su propio paseador, está alzado!!

He aquí la prueba definitiva de que vengo en decadencia MALLLLL!

Me voy a cortar la yubular con una cucharita de helado.

Permiso...


 
Elucubró Cruella De Vil el 9/11/2005 11:50:00 p. m. | Permalink |


9 Dejaron sus dosis de veneno...