lunes, febrero 27, 2006
Hace poco escribiste que me leías (casi a escondidas) los lunes y te reías.
Y sí, razones he dado y doy de sobra.
Desde hace poco tiempo, tus días han dejado de ser como cualquier otro.
Hoy no busco hacerte reir.
Volverás a reir cuando tengas ganas.
Hoy, probablemente no.
Sólo pretendo hacerte un mimo, mandarte un abrazo, regalar una golosina para endulzarte unos minutos.
Escribiste sólo unos versos de esta canción.
Enseguida me acordé de ella.
Y la vi, tal como está en la foto.
Hermosa como nadie, sencilla como pocas, señorial como ninguna.
Con su pañuelo en la cabeza, sentadita a orillas de la ventana y con su guitarra en los brazos.
No era una profesional del canto, eso es evidente.
Sin embargo, pocas versiones hay tan sentidas, tan dulces, tan evocativas y emocionantes como la que ella dejó.

Audrey


Powered by Castpost

Para vos Vera...esperando que tus días vayan mejorando, poquito a poco.
Para que las heridas vayan sanando, aunque queden cicatrices.
Para que las sonrisas vuelvan.
Para que juntos encuentren paz.
Para respirar profundo, retomar ánimos y volver a empezar.
Para que todo vuelva a fluir como el agua del río.
Un abrazo.
La Chica de los Lunes.


 
Elucubró Cruella De Vil el 2/27/2006 02:20:00 a. m. | Permalink |


17 Dejaron sus dosis de veneno...